viernes, 8 de febrero de 2013

Habla un sabio


        El otro día El Gran Wyoming fué entrevistado en el programa de "La Ventana" de Pepa Bueno y Gemma Nierga y como es habitual en él no dejó títere con cabeza desde la visióm irónica que tiene de la sociedad pero que nos ofrece la verdad de éste mundo de mieda en que vivimos.










Pongo el post-cast de la entrevista:

<iframe height="80" width="285" frameborder="0" scrolling="no" src='http://www.cadenaser.com/widget/audio.html?file=http://sermedia-f.akamaihd.net/cadenaser/2013/02/20130206csrcsrsoc_2_Aes_LAU.mp4&vista=permantlink&audio_urlHTML5=&prog_rel=Hoy-por-hoy&duracion=2373&idDinamico=20130206csrcsrsoc_2&url=/sociedad/audios/gran-wyoming-rajoy-mesa-merkel-solo-obedece/serprohoy/20130206csrcsrsoc_2/Aes/&titulo=El+Gran+Wyoming%3A+%26quot%3BRajoy+est%26aacute%3B+en+la+mesa+con+Merkel+solo+porque+obedece%26quot%3B'></iframe>

sábado, 2 de febrero de 2013

Señor presidente: no nos tome por tontos, por favor

Publicado por Carlos Enrique Bayo en su blog de El Público.es:

Al parecer, el presidente del Gobierno pretende que los ciudadanos descarten, sin más análisis, el cúmulo de pruebas sobre la corrupción rampante en el seno del Partido Popular, sólo porque él proclama: “Es falso”. Él, que ha incumplido todas y cada una de sus promesas electorales; que ha negado la evidencia del rescate bancario llamándolo “línea de crédito sin condiciones”; que ha subido los impuestos, bajado las pensiones, financiado a la banca con dinero público y creado el banco malo; que ha recortado salarios, sanidad, educación, investigación, derechos civiles… y multiplicado el paro, la recesión y las desigualdades, cuando había dicho profesar todo lo contrario. Y ahora, con esos antecedentes, quiere que demos por buena su palabra, incluso cuando niega la evidencia.
Su alocución ante la cúpula del PP –incontestable, porque se negó a dar la cara ante la prensa– calificó como “la sombra de la sombra de un indicio manipulado” lo que en realidad son (y a la vista de todos están) cientos de anotaciones manuscritas, de puño y letra del, primero, gerente y, después, tesorero del partido, transcritas a lo largo de años y coincidentes con la documentación incautada a la trama Gürtel, y hasta confirmadas por varios de los allí citados. No sólo peritos calígrafos han certificado que Luis Bárcenas es el autor de esos asientos contables, sino que ni él mismo se ha atrevido a negarlo y ha aducido puerilmente que, al tratarse de fotocopias, esos “papeles” podrían haber sido falseados.
Esa es otra afirmación, compartida por Mariano Rajoy en su discurso, con la que nos están tomando por idiotas. ¿En qué mente sensata cabe pensar que todo ese material manuscrito es una mera falsificación? ¿Cuántos falsificadores profesionales, o cuánto tiempo uno solo, habría que haber dedicado a crear ese enorme cuerpo de datos? O, si no, ¿cómo se habría podido imitar perfectamente la caligrafía de Bárcenas, para ir introduciendo los nombres de los dirigentes del PP en un listado del tesorero en el que no figurasen originalmente?
Definir esos documentos como “papeles apócrifos”, y aseverar que esas “notas sin que se sepa de dónde salen” únicamente “dan pie a toda clase de infundios”, es despreciar la capacidad deductiva de todos los españoles. Insistir en que todo ello sólo responde a las oscuras intenciones de alguien que “manipula los datos y los filtra dosificadamente” constituye un insulto a la inteligencia de cualquiera que haya estudiado mínimamente los entresijos del mayor escándalo de corrupción que haya conocido España: la trama Gürtel del PP y los casos Nóos y Palma Arena, indirectamente relacionados por vía de los gobiernos de Camps y de Matas.
Porque en este clarísimo escándalo de corrupción masiva, fundamentado en el pago generalizado de comisiones y donaciones, convertidas en dinero negro para políticos o en financiación irregular del partido (tal como figura en los distintos sumarios judiciales en avanzado estado de instrucción), están imputados o implicados decenas de concejales, parlamentarios, altos cargos, dirigentes nacionales, consejeros autonómicos y ahora hasta ministros del Gobierno central, todos ellos de un mismo partido y en complejos entramados de defraudación de los fondos públicos en Madrid, Valencia, Baleares, Galicia, Castilla y León… es decir, en casi todas y cada una de las administraciones en las que el PP ha ostentado el poder.
Aznar repetía una y otra vez: “El PP es incompatible con la corrupción”. Mientras tanto, en el interior del partido su gerente/tesorero acumulaba en Suiza una fortuna de más de 22 millones de euros; las arcas engrosaban con grandes donaciones anónimas que resultaban proceder de empresas constructoras a las que luego los gobernantes adjudicaban lucrativos contratos públicos, y desde una caja B se iban abonando a los ya bien remunerados dirigentes pagos de sobresueldos que a menudo superaban el salario medio de los españoles. Todo ello, presuntamente, claro. Pero los políticos conservadores hace ya tiempo que han estirado hasta más allá del límite de lo verosímil todas las garantías jurídicas de presunción de inocencia.
Ante semejante cúmulo de pruebas físicas y circunstanciales, el presidente del Gobierno sólo nos ofrece –supuestamente, “para que resplandezca la verdad”– difundir las declaraciones de la renta y del patrimonio, y una auditoría interna en la que la actual tesorera del partido no ha logrado encontrar ninguno de los papeles que se llevó su antecesor… quizá se los tenía que haber pedido a él, ¿no?
A estas alturas, la oferta de Rajoy para lavar su imagen y la del partido en el poder parece una broma de mal gusto. Para empezar, sus declaraciones fiscales ya son públicas (desde 2011) en la web del Congreso. Pero, sobre todo, ¿pretende demostrar la inexistencia de pagos y cobros en dinero negro por el hecho de que no se declarasen a Hacienda? ¡Es que si se hubieran declarado ya no sería dinero negro! Pretende probar su inocencia con el más burdo de los sofismas: como no hemos declarado nada ilegal, no existe nada ilegal. ¿Quiere que nos traguemos la premisa de que lo que no se declara, no existe?
¿Qué decir de la fortuna de Bárcenas en paraísos fiscales? Por cierto, lavada en gran parte gracias a la generosísima amnistía fiscal concedida por su Gobierno a los defraudadores, mientras multiplica la presión fiscal sobre los contribuyentes cumplidores. Por cierto, “regularización” que negó rotundamente el ministro de Hacienda sólo horas antes de que la confirmasen los abogados del propio interesado. ¿Cómo vamos a creerles, después de tantas mentiras?
Según Rajoy, la “cuenta particular de un banco suizo” con 22 millones de euros “no tiene nada que ver con el Partido Popular, pero se atribuyó intencionadamente al PP. ¿Por qué?” Ésa sí que es una pregunta fácil de responder: porque la abrió allí el que estuvo al frente de la tesorería del PP durante veinte años, la nutrió con esa fortuna durante su gestión de los fondos del PP, y efectuó con ella operaciones a todas luces sospechosas como la de retirar un total de 8,5 millones de euros justo en los momentos en que él administraba los gastos de la campaña electoral de Rajoy en 2008.
¿Cuál es la réplica del presidente a tan diáfanos argumentos? “Ahora las infamias se disfrazan de presuntas”. (En cursiva en el original)
Vamos, que “llegó la Policía al supuesto lugar del crimen y halló el presunto cadáver”, como escribió hace muchos años una temerosa redactora de sucesos que tenía a mi cargo.
Al PP ya sólo le queda amenazar a la prensa con llevarla a los tribunales, como si no tuvieran ya bastante trabajo los jueces investigando los tejemanejes de los dirigentes de ese partido. Y la que más insiste en que hay que querellarse contra los periódicos que revelan esos chanchullos es la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. Qué pronto se ha olvidado de que empresarios como el hoy encarcelado Díaz-Ferrán donaron 800.000 euros a su formación en las vísperas de las campañas electorales de 2003 y 2004; que los emplearon en pagar actos a empresas de la trama Gürtel, y que después adjudicó desde el Gobierno de Madrid más de 200 contratos (por valor de 300 millones de euros) a seis de las empresas que tan generosamente habían financiado su llegada al poder… gracias a otro escándalo, el del tamayazo.
¿Tras esos precedentes, cómo quiere Rajoy que le creamos ahora cuando niega la mayor?
Señor presidente: no nos tome por tontos, por favor.

jueves, 31 de enero de 2013

ACORRALADO


      Un gobierno corrupto y mentiroso...una monarquía a la zozobra por un yerno jeta y un Jefe del Estado caduco y senil; un PSOE plagado de imputados, un presidente del Poder Judicial dimitido por unos dinerillos, el presidente de la Patronal encarcelado, un ministro de justicia de propone indultos más que raros; una banca hundida mientras sus directivos se lo han llevado crudo y las PYMES pilladas por los huevos por los bancos y cajas de ahorro;sólo falta la operación Puerto contra el doping y que salga algún nombre ilustre más.
     Mientras tanto tenemos casi el 30% de paro, las teles se nutren de "retarders" llenos de tatuajes y tipas siliconadas próximas a la prostitución salidos de los bares y gimnasios de Valencia...Pero tranquis, llegan las Fallas, la gorda saltará en el Balcón y nos olvidaremos de sacar las teas de quemar iglesias guardadas por el iaio en l´andana hasta otra ocasión.
      Y el Barça o el Real Madrid volverán a ganar la Liga y/o La Copa.

Paso a poner el texto del  blog de donde he sacado el título de la entrada:

Ahora se entiende que Mariano Rajoy respaldara a Francisco Camps cuando se supo que le regalaban trajes y que manejaba grandes sumas de dinero en billetes. Se entiende porque la contabilidad B de Bárcenas publicada por EL PAíS muestra una práctica habitual para pagar gastos en la sede de Génova con impunidad. Y con dinero presuntamente procedente de comisiones o donaciones de empresas no admitidas y que permitieron que el tesorero juntara un capital en Suiza.
Se entiende ahora que Rajoy y la cúpula del PP no "tirara por la ventana" (en sentido figurado) a su contable y le trataran con mimo, permitiéndole que usara un despacho en la sede del partido. Sabían que tenía demasiada información valiosa, que estaban en sus manos como si fuera el contable de Los Intocables, con su libro de contabilidad B bajo el brazo. Estaban sentados sobre un polvorín.
Se entiende el esfuerzo por cargarse al primer juez instructor del caso que, como se ve ahora, no perseguía "cuatro trajes" sino más cosas.
Se entiende ahora que el presidente del Gobierno no haya desmentido en 10 días que él mismo cobrara dinero en sobres como dirigente del PP. En Chile eludió el asunto y en el Congreso se refugió tras una propuesta etérea de pacto anticorrupción.
Se entiende que la portavoz del Gobierno eludiera la respuesta a la pregunta concreta del pago a Rajoy.
Y se entiende que Cristóbal Montoro se irritara en el Congreso y llamara "ruin" a quien le preguntó por esos pagos. El ministro de Hacienda, que está más que tocado por la amnistía fiscal y Bárcenas, tampoco lo desmintió.
Ahora se entiende casi todo.

A los problemas políticos graves de Rajoy y su débil valoración ciudadana se unen ahora los problemas penales. Se abre un horizonte penal largo e incierto en el que el juez puede confrontar esas anotaciones con sus declaraciones de la renta.
El juez puede también practicar pruebas caligráficas para determinar la veracidad de los papeles y determinar si es la letra de Bárcenas.
Podrá decirse que no era dinero negro, pero no es probable que el dinero "limpio" se incluya en esas anotaciones tan artesanas.
El presidente del Gobierno, bajo sospecha, tiene que explicarse públicamente y, quizás, ante un juez.
Toda una generación de políticos del PP está en entredicho. No es sostenible un presidente del Gobierno sospechoso de haber cobrado durante años en sobres.
El PP argumenta que su contabilidad oficial está en regla y supervisada, pero ahora se trata de aclarar el origen y el destino de dinero sobre el que no hay anotaciones oficiales. Ya no basta una investigación interna del PP, ahora hace falta explicación pública del presidente y esperar que la Justicia investigue.
Dolores de Cospedal ha dicho reiteradamente que la publicada no es la contabilidad oficial del PP: faltaría más. Sabe bien que si son anotaciones de supuestas comisiones de constructoras y pagos en negro, eso no figura en ningún documento oficial.

Por cierto: ¿De qué se reía Cospedal en la rueda de prensa? Seguro que no lo hacía por las palabras de Pío García Escudero, que ha dado validez al menos a un detalle de los papeles, lo que indica la veracidad del resto y pone en cuestión la versión oficial del PP.
El contable era la clave en Los Intocables y ahora ha hecho explosión el cinturón que llevaba en la cintura y está a punto de llevarse por delante a un Gobierno.
Hace días un muy relevante dirigente del PP aseguraba: "Tenemos que salvar a Montoro". Lo decía para sostener que sería un golpe tremendo la caida del ministro de Hacienda, en entredicho por la amnistía a Bárcenas y sus confusas explicaciones. Ahora, el PP debe salvar a Rajoy, tocado y cerca del hundimiento por los sobres.
España soporta un chantaje al jefe del Estado con correos que dosifica un coimputado y sospechas en el entorno de La Zarzuela. Ahora toca ver el nombre de un presidente del Gobierno en un listado de pagos irregulares.
Abrochénse los cinturones.
De Fernando Garea en los blogs de El País.

miércoles, 23 de enero de 2013

SALIDA PARA EL DOMINGO CON ADDAR

Hoy paso a informar de la próxima salida de la gente de Addar por el campo cercano a Aspe

domingo, 20 de enero de 2013

Los "sobrecogedores"

     En una época anterior, se decía en el mundo taurino que habían varios tipos de críticos taurinos de prensa y entre uno de ellos eran los llamados "sobrecogedores" y ésto no venía porque sus críticas estremecieran o hicieran emocionar a sus lectores, si no porque se dedicaban a recibir los sobres con dinero que los apoderados de los toreros les daban a cambio de una crítica u opinión favorable y poder conseguir gran número de corridas.
     Copio y pego el artículo de Ignacio Escolar en elPeriódico.com con el título de la entrada, una vez más acierta y en plena diana:

Llevo mal que me roben. Llevo peor que además se rían de mí y que, ante los casos más evidentes de corrupción, la respuesta sea el cinismo y la hipocresía: tratar a los ciudadanos como niños pequeños a los que es fácil mentir. «El PP siempre ha reaccionado con transparencia y rigor cuando ha estado en cuestión», aseguró ayer Mariano Rajoy. Y sin nombrarlo puso como ejemplo el trato dado a Luis Bárcenas «que militaba y ya no está»porque el PP «actuó y depuró responsabilidades». Será a partir de mañana, porque al menos hasta hoy Bárcenas ha mantenido en Génova un despacho, una secretaria y un coche oficial: un Audi A6. El extesorero no paga ni la gasolina del Audi, tampoco lo conduce él. De eso se ocupa un escolta armado, que cobra del dinero público a través de los fondos para seguridad que el Estado aporta a los principales partidos. Rajoy es quien permite que este escolta pagado por los ciudadanos haga las veces de chófer para un imputado por corrupción. Es todo «transparencia» y «rigor». Tiene su broma siniestra: el juez que investigó la 'Gürtel'Baltasar Garzónya no tiene coche con escolta, pero Bárcenas sí. El exquisito trato que Rajoy está dando a su extesorero solo parece tener una explicación: que el presidente tiene miedo a lo que pueda contar. Por las finanzas de la derecha española ha circulado dinero negro en grandes cantidades. Está probado. Pasó en los ochenta, como cuenta quien fue secretario general de APJorge Verstrynge: «Al partido llegaba dinero B de eléctricas, particulares, banca, industria pesada, empresas...»Pasó también en los noventa, como demuestran las conversaciones telefónicas del 'caso Naseiro'. Y siguió pasando en el siglo XXI, como ha probado la 'Gürtel'. Tampoco es novedad que el PP pague sobresueldos a sus dirigentes: está acreditado en las declaraciones de rentas presentadas en el Congreso. Tenemos sobresueldosdinero negro... ¿a alguien le sorprende que ambos componentes cristalizasen en forma de sobre con billetes mensual, como admiten en privado dirigentes del PP? ¿Cómo explicar si no que quien llevaba las cuentas -que no podía recalificar nada él solito- pudiese acumular 22 millones en Suiza? ¿Cuánto dinero negro pasó por el tesoro del PP para que su gestor prosperase así?

El 'caso Bárcenas' no es que huela mal, es que apesta. Es un enorme pastel de mierda que erosiona la credibilidad de unas instituciones ya muy deterioradas. España 2013 se resume en dos chantajes: el jefe del Estadoamenazado por el socio deUrdangarin; y el jefe del Gobierno, amenazado por su tesorero. Los papeles deBárcenas son pura dinamita; algunos ya circulan. ¿Sería aceptable que los mismos que hoy imponen durísimos recortes a los más débiles se repartiesen de forma sistemática sobresueldos del dinero de la corrupción? Los sobrecogedores no solo provocan miedo: también indignación.
          El enlace al artículo: aquí

domingo, 13 de enero de 2013

LA MUJER ES UNA ISLA

    Hace ya unas semanas que terminé de leer el libro éste de "La mujer es una isla" de la afamada autora islandesa Auður Ava Ólafsdóttir, la cual ha tenido un par de éxitos editoriales muy notable pero a la que yo no conocía.
    Por ésta vez no hay asesinatos ni detectives depresivos ni mamás policías con hijos pequeños ni suecos depravados, tan sólo el viaje iniciático de una joven mujer de apenas treintaytantos años, la edad perfecta para mandar todo a la mierda y darle un giro a tu vida, y vá y lo hace.
    La prota, la cual trabaja de traductora y habla 11 idiomas, de regreso a su casa atropella con el coche a un ganso, que en la isla del frío se vé que deben de andar sueltos como aquí los gatos pero con la diferencia de que en España y próximamente Catalunya no nos comemos, de momento a los gatos. En cuanto llega a su casa y se prepara para cocinar al animalico, un señor que vive allí y que es la marido de la prota le dice que se separa de ella porque después de cuatro años no aguanta las incongruencias de la señora y que de paso vá a tener un hijo con una señorita que trabaja en la oficina con él.
    Si la acción estuviese situada a la ribera del Mediterráneo lo más lógico es que se hubiese organiado un tifostio de tres pares de cojones con platos estrellados en el suelo, mazas de mortero lanzadas por el aire y morteros de mármol usados como arma ofensiva. Pero en la isla en donde más anuncios de coches se ruedan y que es como muy fría y tal pues no pasa nada, todos son tan civilizados que hablan las cosas, ella sigue pensando en que relleno le pondrá al ganso y al final después de la cena pues echan un "huete" de postre como si no hubiese pasado gran cosa. Ah, habría que recordar de paso, que en el momento en que se carga al pato en cuestión ella vá pensando en como decirle a su amante que ya no quiere verlo más. En fin  en eso no se distingue gran cosa de nuestro país pero no dejan de ser raros.
    Comentaba lo del viaje ya que aprovechando la separación y que de paso le tocan dos premios seguidos en las loterias locales, se marcha a "encontrarse a si misma" por la ruta que circunvala a la Islandia junto a un niño sordomudo dejado en prenda por su amíga íntima mientras dá a luz a gemelos de distinto padre que el anterior; unos muñecos de peluche y la guantera repleta de billetes.
    Puede que no haya entendido la profundidad de la novela, pero me ha dejado como el país éste en invierno, frio, pero que muy frío. Está bien escrita, no es para nada plúmbea pero me ha dejado indiferente aunque tiene pasajes de un lirismo muy bien encontrado y con reflexiones acertadas.
    Recomiendo que se lea, sobre todo a las chicas para desintoxicarse de "amos" y "siervas" y sexo de peli erótica con mucho flou. Y en un futuro no muy lejano intentaré empezar la otra novela de éxito de la autora "Rosa cándida" (2011), también en Alfaguara, a ver que tal.